Cinco consejos para cuidar mejor la salud de tus ojos en verano

cuidar los ojos en verano

Cinco consejos para cuidar mejor la salud de tus ojos en verano

A las puertas del verano, es un buen momento para conocer algunos sencillos hábitos que nos van a ayudar cuidar nuestros ojos en verano.

Con un sol más potente y mayor actividad al aire libre y exponiendo nuestros ojos a sal y cloro, es el mejor momento para tener en cuenta estos 5 consejos para cuidar tus ojos en verano.

1. Usa gafas de sol homologadas.    

En el arranque del verano, en el mes de junio, los rayos solares suelen presentar la mayor carga de radiación UV. Aunque nuestros ojos están naturalmente preparados para protegerse de estas radiaciones perjudiciales, el deterioro de la capa de ozono ha motivado que en los últimos 50 años estas sean más fuertes. Los efectos del sol en nuestros ojos pueden ser graves yendo de una quemadura puntual o queratititis a acelerar la aparición de cataratas en un largo plazo. Por todo ello es conveniente usar gafas de sol homologadas y certificadas.

Si además estas son polarizadas, la lente eliminará molestos reflejos y destellos que debemos tener muy en cuenta si las usamos, por ejemplo, para conducir.

2. En la piscina, usa gafas para evitar la irritación del cloro.

El cloro y la sal pueden irritar mucho nuestros ojos. El cloro, además, altera la superficie de nuestros ojos y la reseca provocando lagrimeo e irritación. Además, aunque tiene cualidades desinfectantes existen bacterias inmunes al cloro que sumadas a otros agentes contaminantes como cremas, sudor, etc. pueden provocar conjuntivitis.

Usar gafas de natación es una buena forma de proteger nuestros ojos.

3. Si tienes ojos claros, usa mayor protección.

Las personas con ojos claros suelen ser más sensibles a la luz. Esto podría deberse al hecho de que a menudo, un iris claro se acompaña con poco pigmento en el fondo del ojo por lo que los fotoreceptores se saturan más y nos hacen más sensibles a la luz.

En estos casos, es imprescindible disfrutar del buen tiempo con la protección de gafas de sol con amplia superficie de cobertura del ojo. Cuanto más estanco quede, mejor.

4. Extrema la higiene en tus lentes de contacto.

Las lentes de contacto son propensas a retener las impurezas y sustancias irritantes que encontramos en piscinas o playas por eso para estancias prolongadas en estos entornos no son recomendables.

Además si usamos lentillas para darnos un baño, hay que saber que su hidratación se ve afectada al entrar en contacto con un líquido con diferente salinidad que la lágrima por lo que si queremos retirarlas, habrá que esperar a que el ojo las rehidrate para no hacernos daño.

5. Convierte la alimentación en el mejor escudo.

La luteína es un pigmento carotenoide que se encuentra en muchos alimentos que tienen color amarillo. Tiene propiedades muy beneficiosas para nuestros ojos ya que funciona como un filtro solar natural.

Además de esto, es un gran protector frente muchas patologías oculares. Puede ingerirse a través de alimentos como lechuga, guisantes, brócolis, espinacas, maíz, yema de huevo, perejil, berro y pimiento verde.

No Comments

Post A Comment