¿Cómo afecta la retinopatía diabética?

¿Cómo afecta la retinopatía diabética?

La retinopatía diabética es una enfermedad visual que pueden desarrollar personas con diabetes. Los pacientes con diabetes pueden desarrollar este problema que afecta a la irrigación de la retina ya que deteriora sus vasos sanguíneos. Bajo esta denominación se engloban diversas afecciones que tienen en común a la diabetes como causa y a la retina como zona del ojo afectada.

Cuando los vasos sanguíneos se deterioran y se inflaman se producen pérdidas de líquido que afectan a la visión. Además, la regeneración de los vasos capilares rotos produce una proliferación de tejido fibroso en la retina que impide que las imágenes se perciban correctamente, afectando de esta manera a nuestra visión.

Esta enfermedad puede derivar no sólo en pérdida de visión si no en ceguera por eso es muy importante que los diabéticos revisen y controlen permanentemente su salud ocular.

De manera generalizada, las personas que sufren diabetes tanto tipo 1 como tipo 2 pueden desarrollar esta enfermedad, incluyendo a las mujeres que durante el embarazo la presentan. No todos los diabéticos terminan desarrollando esta dolencia, si bien cuanto más tiempo se venga padeciendo esta enfermedad más probabilidades hay de tener retinopatía.

Básicamente, hay 2 tipos de retinopatía diabética:

Retinopatía diabética no proliferativa:

Es la más común y coincide con la etapa más temprana de la dolencia. Es un estado que suele ir de leve a moderado en el que no se suele apreciar pérdida de visión pero en el que se producen microanaeurimas provocados por la dilatación de los vasos que se terminan rompiendo con facilidad.

Estas roturas provocan la salida de líquidos y una oxigenación deficiente de la retina, lo que desemboca en problemas en la captación de estímulos luminosos, formas y colores.

Retinopatía diabética proliferativa:

Se asocia a una fase más avanzada de la enfermedad y reviste mayor gravedad ya que puede terminar en ceguera. Cuando con el paso de los años, la retinopatía avanza, los vasos sanguíneos están en muy mal estado y se cierran. Ante esta situación, el cuerpo reacciona produciendo nuevos vasos en la retina que además de ser por lo general débiles, generan a su alrededor tejido fibroso. Así, las fugas se multiplican y el tejido fibroso empañando tanto la retina que la pérdida de visión es muy grande.

La retinopatía diabética no presenta síntomas al principio de la enfermedad por lo que es fundamental ser constantes en la prevención y acudir a las revisiones periódicas que nos marque un oftalamólogo especialista.

No Comments

Post A Comment