Ojos y enfermedades raras

enfermedades raras ojos

Ojos y enfermedades raras

El pasado 28 de febrero celebramos el Día Mundial de las Enfermedades Raras, ¿sabes qué son y cómo afectan a los ojos? Te lo contamos en este post. 

¿Qué son las enfermedades raras?

Distrofia de retina

Distrofia de retina

La Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER) describe que una enfermedad es considerada rara cuando afecta un número limitado de la población total, definido en Europa como menos de 1 por cada 2.000 personas.

Se calcula que aproximadamente del 6 al el 8% de la población mundial, estaría afectada por enfermedades raras. Es sumamente importante poder llegar a un diagnóstico correcto y encontrar el mejor tratamiento para cada caso. En algunas enfermedades esto implica la colaboración entre varias especialidades médicas y pruebas genéticas específicas de laboratorio.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) existen cerca de 7000 enfermedades raras.

¿Qué enfermedades raras pueden afectar los ojos?

Muchas enfermedades raras pueden afectar la visión, tanto en niños como en adultos.

Algunas de las princiaples son:

Coloboma de iris

Las craneosinostosis constituyen enfermedades muy raras donde los huesos del cráneo se cierran en forma prematura en los bebes.Esto desencadena aumento de la presión intracraneal y compresión de los nervios ópticos, afectando gravemente la visión.

Las distrofias de córnea (Alteraciones celulares que conllevan distintos grados de opacidad corneal).

Aniridia (Alteraciones en forma parcial o total del iris, el tejido que determina el “color” de los ojos)

Uveítis intermedias (inflamación de la capa intermedia del globo ocular o úvea)

Vasculitis retinales (Inflamación de los vasos de la retina)

Albinismo

Albinismo

Distrofias retinales (Alteración del funcionamiento de las células de la retina)

Melanoma de coroides (Tumor intraocular maligno en adultos).

La enfermedad de Devic es una enfermedad neurológica rara que puede afectar el nervio óptico y dar lugar a una ceguera brusca.

En todos los casos, un diagnóstico y tratamiento a tiempo es fundamental por lo que es recomendable ponerse en contacto con el oftalmólogo tan pronto se detecten para recomendar el mejor tratamiento.
No Comments

Post A Comment