¿Por qué tengo legañas?

¿Por qué tengo legañas?

Las legañas son una secreción natural de nuestros ojos que normalmente se produce mientras dormimos y que está compuesta por moco cristalizado (mucina procedente de la córnea o conjuntiva) y otras sustancias. Suelen aparecer en la comisuras de los párpados y en personas adultas y sanas se eliminan fácilmente con agua.  ¿Quién no tiene legañas en los ojos al despertase?

Suelen tener un color blanquecino y cumplen la función de recoger sustancias de desecho como células epiteliales muertas de las pestañas, polvo, restos de maquillaje y otras sustancias que causarían molestias en los ojos.

Las legañas suelen formarse durante la noche y son varios los motivos que apuntan los expertos.

Quizás una de las razones principales sea el relajamiento de los músculos de nuestros párpados y la bajada de temperatura corporal por la noche. Como consecuencia de ello, el aceite natural que segregan unas glándulas que están en el interior de los párpados (glándulas de Meibomio) y que es imprescindible para el funcionamiento correcto de la lágrima, se vuelve más denso. Este aceite más sólido junto con los productos de desecho es lo que denominamos legaña.

Cuando las legañas aparecen en mayor cantidad de lo habitual o su color pasa de blanquecino a verdoso o amarillento, puede ser síntoma de alguna afección del ojo como una conjuntivitis bacteriana. Si además se acompaña de irritación, enrojecimiento o sensación de picor o quemazón en los ojos es recomendable acudir al oftalmólogo ya que puede ser síntoma de enfermedades más importantes como el síndrome del ojo seco, queratitis o blefaritis.

En el caso de los bebés, no es raro que presenten abundantes secreciones que pueden incluso impedir que abran correctamente los ojos.

Cuando esto ocurre, lo recomendable es retirar las legañas con la ayuda de una gasa ligeramente humedecida en suero fisio

lógico preferiblemente (en caso de no disponer de él, podríamos usar agua tibia) y acudir al oftalmólogo o pediatra ya que este aumento de legañas del bebé podría deberse a una obstrucción del lagrimal o a una infección bacteriana.

La obstrucción del lagrimal, también llamada estenosis, es algo muy común en los bebés y aunque suele desaparecer sola es recomendable que el pediatra o el oftalmólogo realicen un seguimiento.

No Comments

Post A Comment